El verano afecta a las tuberías

En estas fechas calurosas, el ambiente es más seco, lo cual provoca que las tuberías se ensucien y atasquen con mayor facilidad. A su vez las altas temperaturas producen malos olores provenientes de las cañerías.

Es sabido que las épocas de frío intenso, las bajas temperaturas pueden afectar el funcionamiento o, en el peor de los casos, romper nuestras tuberías.

Pero asu vez durante el verano la instalación de agua de nuestras casas se ven afectadas por las altas temperaturas. Los desagües que más suelen sufrirlo son los de la bacha de la cocina, que suele ser por exceso de restos de comida y el lavamanos y bañera del baño, donde por generalmente por exceso de jabón y pelos. Pero también puede deberse al hecho de no haberse utilizado las tuberías el resto del año por ser zona de veraneo.

 

Se puede provocar un atasco en la cañería por un tapón de residuos. Estos residuos pueden ser de varios tipos: jabón, aceite, papel. La cantidad de residuos que se desechan por la tubería puede acabar solidificandose creando un gran tapón que provoca un verdadero atasco. Muy importante vaciar bien los platos de comida en la basura antes de dejarlos en el fregadero. Pero hay otro tipo de residuos que no deberían arrojarse por las tuberías y que aún se siguen echando: pañales, toallitas y determinados alimentos, como por ejemplo la grasa se acaba solidificando y pegando a las paredes de las tuberías, y a su vez el resto de sedimentos se adhieren a ellos, creando verdaderos empastes.

 

Con el tiempo y el clima, las tuberías se acaban deteriorando, llegando a producirse grietas o incluso romperse. Esto provoca que en las grietas entren residuos del exterior y se acumulen provocando grandes tapones, o en el caso de haber una obra cercana, cualquier tránsito de maquinaria pesada encima pueda llegar a provocar su rotura. Uno de los animales que suelen romper las tuberías de gres u hormigón son algunos roedores.

Por ello es aconsejable no arrojar residuos sólidos en las tuberías e instalar rejillas para que no se acumulen en las tuberías restos orgánicos del jardín o tierra.

Para prevenir estas situaciones es recomendable revisar asiduamente los sifones en cocinas y baños y asegurarse de un buen mantenimiento y limpieza de la cañería para evitar malos olores en verano, y posibles inundaciones en invierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *