Que no se escape el calor

Mientras más bajan las temperaturas más suben las facturas de servicios. Por ello es necesario conocer técnicas para mantener el calor del hogar.

marfen_calefaccion_ahorro_gas_calor_medioambiente

Es inevitable utilizar la calefacción en época de frío para mantener la temperatura en casa e incluso con ella el calor se pierde fácilmente disipándose en el aire. Sí es cierto que cualquier tipo de calefacción calentará el aire del entorno en el momento, pero las paredes de nuestros hogares necesitan de mucho más tiempo para poder calentarse.

Los expertos aconsejan que esta temperatura deba estar en torno a unos 20 grados.
La principal práctica para tener la temperatura en casa agradable es encender la calefacción durante el día, a no ser que residas en una zona excesivamente fría. Durante todo el día se acumulará el calor suficiente para mantener la vivienda por la noche. Aunque si durante la mañana no hubiera nadie en casa, podemos realizar el proceso inverso, encenderla por la noche y así por la mañana todas las habitaciones de la casa conservarán el calor acumulado durante la noche.

Lo primero que debes hacer es reconocer aquellas zonas de la vivienda por las que sea más factible que se escape el calor. Principalmente ventajas y puertas, por lo que aislándolas adecuadamente el calor de la casa se prolonga durante más tiempo, manteniendo el hogar a una temperatura cálida.

En el caso de las puertas, especialmente aquellas que den a espacios exteriores, debes evitar que se creen corrientes. Para ello, corta el paso del aire con burletes.

Para las ventanas, asegurarse de que están completamente cerradas, aunque hay que abrirlas todos los días durante 5 o 10 minutos para evitar humedad. Si las ventanas tienen fugas, hay que utilizar masilla, silicona o burletes en aquellas partes donde entre corriente. A pesar de que las corrientes generadas en puertas y ventanas suelen ser las principales causas de pérdida del calor, los muros desnudos también contribuyen a perder energía, por lo que es ideal cubrirlos con cuadros, estanterías o cualquier otro elemento decorativo.

Otros aspectos de la casa a tener en cuenta son las persianas y las cortinas: mientras más gruesas mejor. Aprovechar los días soleados de inviernos para abrir las cortinas y dejar que entre la mayor luz natural posible en tu hogar. Al llegar la noche, correr las cortinas para evitar que se pierda el calor.

También es necesario identificar los puntos más cálidos de tu vivienda para pasar más tiempo en ellos. A pesar de que hoy en día la mayoría de los hogares cuentan con sistemas de calefacción en todas las habitaciones, siempre hay algunas más cálidas que otras. Mientras más alejada se encuentre la habitación de muros exteriores, más cálida será.

Estas son las más las formas más efectivas de no perder el calor en el hogar durante el invierno, además de realizar el mantenimiento a de tus equipos de calefacción a manos de un especialista. Sí conoces algún método más te invitamos a compartirla en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *