Estalló el verano

No solo sabemos de cómo mantener el calor en tu hogar sino que te hoy te ayudamos a mantenerlo fresco en estas épocas de altas temperaturas.

Una de las primeras cuestiones a tener en cuenta es saber cuándo abrir o cerrar las ventanas y persianas. Se debe bajar las persianas y cerrar las ventanas durante las horas de más calor para así mantener la casa en penumbra hasta la caída del sol. De esta forma, si a las 7 de la mañana el termómetro ya se acerca a los 20 grados, debes cerrar las ventanas aunque pierdas claridad. Así evitarás que entre aire caliente en tu hogar. Cuando caiga el sol, por la tarde, y bajen las temperaturas podrás abrir ventanas y subir persianas. La casa estará más sombría, sí, pero con algunos grados menos que sin duda agradecerás.

Si tenes toldos, te ayudarán a mantener ambientes con una mejor temperatura.

Los electrodomésticos son una fuente de calor en casa y por ello debes apagar todos los que no estés usando durante el día. El ordenador, el televisor o alguna que otra lámpara no tienen por qué estar todo el día enchufados si no los utilizas. En el caso de que necesites poner la lavadora, por ejemplo, intenta ponerla a primera hora de la mañana y así, además de evitar las horas de temperaturas sofocantes con el centrifugado, aprovecharás las altas temperaturas de la mañana para que la ropa seque antes. Otra opción es lavar la ropa a última hora del día.

A la hora de cocinar también es recomendable decantarse por recetas más veraniegas reduciendo el uso del horno que sin duda subirá la temperatura de la cocina. Si usas las hornallas podes encender la campana en la cocina para que salga el calor.

Con el ventilador no bajarás mucho los grados de la habitación pero sí te ayudará a crear un efecto agradable de aire fresco. Por las noches, además, el ventilador será más efectivo. Recuerda apagarlo si no estás ya que dejarlo encendido no hará que el cuarto esté más fresco cuando llegues. Y pon el ventilador en la dirección opuesta a la ventana.

Los tejidos de tu casa son importantes para mitigar los efectos de las altas temperaturas. Si tenes un sofá de cuero ponele fundas para evitar que te suden las piernas. En la cama, sofás o asientos evita la pana o terciopelo. El algodón será uno de los mejores aliados. Si tienes alfombras, guárdalas, dan calor. Otro de los consejos más repetidos es el de usar colores claros que aportarán ligereza y sensación de frescor.

Si tu casa cuenta con un patio, terraza o jardín riega el suelo al caer el día para refrescar el ambiente. Dentro de casa podes valdear con agua fría dejándolo más mojado de lo normal. Notarás más que el ambiente estará más fresco.

Esperamos que estos tips te sirvan para bajar el consumo de aire acondicionado o ventilador.

Si tenés otro método para mantenerte fresco durante el verano te invitamos a compartirnoslo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *